Maduro y Diosdado negocian en secreto | Recuento de Hechos

miércoles, 5 de junio de 2019

Maduro y Diosdado negocian en secreto

Casto Ocando | @cocando

Las negociaciones entre factores del régimen y representantes de la oposición continúan avanzando con más sorpresas de lo que es posible imaginar, especialmente por el tipo de especímenes que, a regañadientes, se han visto obligados a sentarse en la mesa para no quedarse por fuera en un escenario de posibles acuerdos.

Las conversaciones ocurren en Oslo, pero también entre altos líderes en Caracas. El presidente interino Juan Guaidó no sólo está al tanto y al mando, sino que ha participado personalmente en algunas conversaciones, para asegurarse que no se produzcan nuevas ofertas engañosas del régimen para ganar tiempo y oxígeno.

Entre los puntos discutidos ciertamente está la posibilidad de organizar elecciones. Guaidó quiere un proceso transparente. Pero quizá lo más llamativo es la disposición que ha mostrado el propio Maduro y su entorno, de respaldar una o dos candidaturas distintas a la suya.

Entre los puntos más álgidos de las discusiones está el destino de Nicolás Maduro si renuncia para facilitar la transición.

“Maduro quiere quedarse en Venezuela y exige garantías de que no va a ser enjuiciado bajo ninguna circunstancia”, me asegura una fuente cercana a las conversaciones.

Discusiones de alto nivel en Caracas también han abordado el papel de Diosdado Cabello. “Hasta Diosdado quiere tener voz en las discusiones”, me asegura la fuente.

El futuro de Cabello, sin embargo, dependerá de Estados Unidos. Por ahora, muy pocos en el Departamentos de Justicia y particularmente en las fiscalías de Nueva York y Miami, donde se siguen procesos en su contra, están interesados en negociar con el llamado Pablo Escobar venezolano para librarlo de acusaciones.

Lo mismo ocurre con una destacada lista de chavistas, embarrados hasta el cuello en graves delitos.

Entretanto, los cubanos están apostando a su propio candidato en el escenario de que Maduro renuncie. “Héctor Rodríguez es el hombre de La Habana”.